24.7 C
Santiago
Julio 20, 2019
Image default
Destinos

Algarrobo: Antiguo balneario y la capital náutica de chile

Conocido por sus ricas playas, este balneario –uno de los más antiguos del país- cada año atrae a miles de turistas, convirtiéndose en verano de un lugar tranquilo de 10 mil habitantes a uno lleno de actividades y vida.

Para disfrutar del sol, las preferidas son las playas El Canelo, de arena blanca y rodeada por un bosque de pinos, y San Pedro, donde se puede probar los frescos productos del mar sin salir, ya que la caleta de pescadores artesanales se encuentra allí mismo.

Algarrobo se ha transformado en la capital náutica de Chile, porque es el lugar ideal para practicar -o probar- deportes como velas, buceo y surf. Un recorrido en yate suena poco accesible, pero acá se puede encontrar paseos de 2 horas a 15 mil pesos, con copa de espumante y tabla de quesos y mariscos incluida. La Isla de los Pingüinos atrae a los amantes de la naturaleza, con 20 especies de aves marinas, además de sus principales habitantes: pingüinos de Humboldt.

El imperdible de la visita es la gastronomía, como la que ofrece el Macerado Restaurant, con horno de barro donde se preparan productos de huertos locales y pescado de roca, y Tinajas, un clásico en la orilla de la playa, de porciones contundentes y platos de estación.

Febrero es el mes de mayor visita de turistas, ya que la ciudad está a solo 100 km de Santiago y los pasajes a Algarrobo se encuentran con facilidad. Es precisamente la época en que se llena de actividades como la Regata Mil Millas Náuticas, con clubes de yates de diversos países, o las “Semanas Musicales de Algarrobo”, una serie de conciertos de música clásica a cargo de las más prestigiosas orquestas filarmónicas.

La ciudad, tranquila y solitaria en invierno, se convierte en verano en el centro turístico con agradables playas, nutrida vida cultural y la mejor gastronomía del mar.

Algarrobo da inicio al famoso Litoral de los Poetas: Las Cruces, donde vivió Nicanor Parra, e Isla Negra donde está la casa museo de Pablo Neruda, a 10 km de distancia. Hacia la Cordillera, se encuentra Casablanca, el valle vinícola con las viñas como Emiliana, Casas del Bosque o Indómita. Los buenos vinos, en todo caso, se pueden encontrar en el mismo Algarrobo, en Tinta Tinto, una viña garaje con producción a pequeña escala y con etiquetas de diseño propio hechas a mano. Y para amantes de la cerveza está Sunset, la pequeña cervecería artesanal atendida por sus dueños en pleno centro de la ciudad.

Related posts

Viña del Mar: Mucho más que el Festival de la Canción

admin

Valparaíso: Arte emergente, cueca y coloridas vistas

admin

La Serena: La ciudad colonial mejor conservada de Chile

admin